Ciclo menstrual: Fases y trastornos comunes

por | 9 octubre, 2018

El ciclo menstrual o ciclo sexual femenino es el proceso que prepara al útero de la mujer para el embarazo todos los meses, mediante el desarrollo de los gametos femeninos y una serie de cambios fisiológicos. Se considera un ciclo contando desde el primer día de un periodo o menstruación hasta el primer día del periodo siguiente.

El ciclo menstrual generalmente dura alrededor de 28 días y está dividido en tres fases de acuerdo con las alteraciones hormonales que ocurren en el cuerpo de la mujer durante 1 mes. La menstruación representa los años fértiles de la vida de la mujer que se inician en la adolescencia y duran hasta la menopausia.

Es normal que la duración del ciclo varíe entre 25 y 35 días, pero ciclos con intervalos más cortos o más largos que éstos pueden presuponer trastornos en el ciclo menstrual y un problema de salud. Para ello lo mejor es consultar a un ginecólogo.

La primera menstruación, también conocida como menarquia, es el día en el que se produce el primer sangrado vaginal con origen menstrual en una mujer, y supone la señal de que su cuerpo ya es fértil y está capacitado para que los óvulos sean fecundados para dar lugar a un cigoto que posteriormente se convertirá en el feto. Esta primera hemorragia menstrual de la mujer se produce durante la pubertad, y está considerada como el evento central de este periodo. A partir de la menarquia lo natural sería que se sucedan los ciclos menstruales con regularidad, aunque es habitual que durante los primeros meses o de sangrado haya irregularidades en cuanto a la frecuencia y en cuanto a la cantidad del periodo.

El ciclo menstrual esta dividido en tres (3) fases:

1. Fase folicular
Esta es la primera fase del ciclo, que se inicia en el primer día de la menstruación y que dura entre 5 a 12 días. En esta fase el cerebro aumenta la producción de hormona folículo estimulante (FSH), que hace que los ovarios maduren sus óvulos.

Con esa madurez el ovário comienza a libera mayores cantidades de estrógeno, la cual es otra hormona responsable por convertir la pared del útero lista para un posible embarazo.

2. Fase ovulatória
En esta fase, los niveles de estrógeno continúan aumentando y llevan al cuerpo a producir la hormona luteinizante (LH), que es responsable de seleccionar el óvulo más maduro y hacerlo salir del ovario, que es cuando ocurre la ovulación, generalmente el día 14 del ciclo.

Después de liberado, el óvulo viaja por las trompas hasta llegar al útero. Normalmente, el óvulo sobrevive por 24 horas fuera del ovario y, por lo tanto, si entra en contacto con espermatozoides, puede ser fecundado. Una vez que los espermatozoides pueden durar hasta 5 días dentro del cuerpo de la mujer, es posible que si la mujer ha tenido relaciones hasta 5 días antes de la ovulación, pueda quedar embarazada. En caso de no ocurrir el óvulo no fecundado se desintegrará o disolverá en las trompas de falopio.

3. Fase lútea
Esta fase ocurre, en promedio, en los últimos 12 días del ciclo y durante estos días el folículo dejado por el óvulo dentro del ovario, comienza a producir progesterona en mayor cantidad para continuar preparando el útero para el caso de una posible embarazo. Además, también existe un aumento en la producción de estrógeno y, por lo tanto, algunas mujeres pueden presentar sensibilidad en los senos, cambios de humor e incluso hinchazón.

Cuando la fecundación no ocurre, el folículo se contraerá dentro del ovario y, por lo tanto, los niveles de estrógeno y progesterona disminuirán, haciendo que el revestimiento del útero sea eliminado, dando inicio a la menstruación y al próximo ciclo menstrual.

En el caso de que el óvulo sea fecundado, se queda pegado en las paredes del útero y el cuerpo comienza a producir hCG, una hormona que mantiene el folículo produciendo estrógeno y progesterona en niveles elevados para mantener el revestimiento del útero hasta la formación de la placenta.

Señales que indican el período fértil
Las señales que indican el período fértil son flujo transparente semejante a la clara de huevo, aumento de la sensibilidad de los senos y leve dolor en la región del útero semejante a un cólico leve y pasajero.

Además de estas señales, también puede ser posible identificar la ovulación a través de una prueba de farmacia para la ovulación como por ejemplo, Clear blue.

Trastornos menstruales comunes

En primer lugar, debemos saber que la menstruación se define como irregular cuando se dan algunos de los siguientes casos:
– Los intervalos entre menstruaciones varían mucho de un ciclo a otro.
– Cuando los ciclos son demasiados cortos, es decir, cuando la menstruación se produce en intervalos de 21 días o menos. Esta alteración se conoce como polimenorrea.
– Los ciclos menstruales son demasiados largos, es decir, cuando la menstruación se produce en intervalos superiores a 35 días, lo que se conoce como oligomenorrea.
– La ausencia de regla de manera prolongada (amenorrea) y su causa no es el embarazo.
Los arriba mencionados los explico un poco mejor mas abajo en este articulo.
Ante cualquiera de estas alteraciones menstruales, visita a tu ginecólogo para realizarte una revisión médica. Veamos, a continuación, cuáles pueden ser las causas de la menstruación irregular.
Una de las causas más comunes de los períodos menstruales irregulares es la que está relacionada con el estrés, la ansiedad o problemas emocionales. Un exceso de estrés físico o emocional puede influir en la menstruación, ocasionando ciclos irregulares e incluso su ausencia transitoria.
Los desórdenes alimenticios como la anorexia, la bulimia o cualquiera que acarrea una desmesurada pérdida o subida de peso y un trastorno hormonal puede ocasionar la menstruación irregular e incluso desembocar en la desaparición del período.
La menstruación irregular, en algunos casos, puede ser uno de los síntomas de un trastorno en la ovulación. El más frecuente es el llamado síndrome del ovario poliquístico. Se trata de una alteración hormonal que produce la aparición de quistes en los ovarios y que, además de ciclos menstruales irregulares o períodos ausentes, se manifiesta también con síntomas como el aumento de vello corporal, disminución del tamaño de las mamas, agrandamiento del clítoris, cambios en la piel, etc.
Cuando se producen variaciones o desequilibrios hormonales propios, por ejemplo, de etapas como la adolescencia o la premenopausia es frecuente que nuestro período menstrual presente irregularidades.
Asimismo, otros problemas de salud como la diabetes o los relacionados con el mal funcionamiento de la tiroides pueden causar la aparición de períodos menstruales irregulares.
Si deseas tener más información al respecto o tienes dudas ante un retraso menstrual, consulta el artículo Por qué se retrasa la regla.
Alteraciones
Aunque no existe clasificación precisa de los trastornos del ciclo menstrual, se puede utilizar la que realizó el médico estadounidense Charles Frederic Fluhmann, misma que fue modificada por el Dr. Alfonso Álvarez Bravo (mexicano), la cual clasifica los problemas en grandes grupos:
1) Ritmo o frecuencia. Incluye las siguientes disfunciones:
• Amenorrea. Ausencia de dos o más menstruaciones consecutivas.
• Proiomenorrea. Ciclos menores a 21 días o adelanto de más de 7 días en la aparición del sangrado menstrual.
• Opsomenorrea. Cuando el periodo se presenta después de 35 días o con más de 7 días de atraso.
2) Duración. Entre tales trastornos destacan:
• Polimenorrea. Sangrado menstrual con duración mayor a 8 días.
• Oligomenorrea. Hemorragia menor a 3 días.
3) Cantidad. En este rubro se ubican:
• Hipermenorrea. Aumento considerable del flujo habitual.
• Hipomenorrea. Disminución marcada en la hemorragia menstrual.
Otro tipo de sangrados anormales son:
• Menstruación anovulatoria. Pérdida sanguínea cuya periodicidad, duración y ritmo de eliminación es en todo semejante a la menstruación normal y en la que, sin embargo, la cuidadosa exploración de los ovarios y estudio del endometrio han demostrado la ausencia de ovulación.
• Nictomenorrea. Sangrado con predominio nocturno; se ha considerado como síntoma de cáncer endometrial.
• Reglas interrumpidas. El tipo más frecuente consiste en menstruación que tras 3 a 5 días cesa durante 24 a 72 horas para reaparecer después, generalmente escasa, durante 1 ó 2 días más. Puede ser consecuencia de lesión inflamatoria.
¡Cuidado!
Las causas más comunes de los trastornos menstruales son enfermedades que ocasionan variaciones en los niveles hormonales, lo que genera retrasos inexplicables o hemorragias demasiado frecuentes, por ejemplo.
Entre ellas se encuentran el síndrome de ovarios poliquísticos (aparición de quistes pequeños en estos órganos), tumores, endometriosis (crecimiento excesivo del endometrio, que puede extenderse fuera del útero), hiperprolactinemia (elevado índice de la hormona prolactina en sangre, la cual estimula la producción de leche), alteraciones en la glándula tiroides, obesidad, administración de ciertos medicamentos, cambios en la dieta y estrés. Además, en la actualidad se han vuelto comunes las alteraciones hormonales por mal uso de anticonceptivos y pastillas del día siguiente, lo que repercute en el ciclo menstrual.
Si bien la hemorragia que se presenta con menor frecuencia es en la posmenopausia, en tales casos se debe prestar particular atención, ya que se debe descartar la presencia de cáncer endometrial.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *